Search
Close this search box.

La carboxiterapia es una de las mejores terapias para combatir la celulitis, la flacidez y la grasa localizada. Es un método no invasivo que consiste en pequeñas infiltraciones de dióxido de carbono en los tejidos afectados.

La técnica es muy sencilla. Se lleva a cabo mediante un sistema especialmente diseñado que controla la velocidad del flujo y el tiempo de inyección y monitoriza la dosis administrada. Se aplican varias inyecciones con una aguja pequeña, más pequeña que la que se usa para las inyecciones de insulina. No es un tratamiento doloroso, debido a las microagujas utilizadas. Como mucho, un pequeño enrojecimiento en la zona tratada.

¿Para qué sirve la carboxiterapia?

Imagen tomada de Iberomed*

Eliminación de estrías

Las estrías son marcas o líneas visibles que pueden aparecer en la piel por tres razones: acumulación de grasa, fibrosis y mala circulación. Inicialmente, suelen ser rojas o moradas, pero con el tiempo se van atenuando hacia un tono blanco o plateado.

La carboxiterapia es uno de los mejores tratamientos para tratar las estrías. El COreestructura el tono de la piel al proporcionar oxígeno a los tejidos, estimulando la producción de colágeno en la zona. Además, ayuda a prevenir la aparición de nuevas estrías y a rejuvenecer la piel.

Eliminación de celulitis

La tonicidad y aspecto de la piel mejoran paulatinamente y  se observan cambios notorios en el tratamiento de celulitis, flacidez, ojeras, papada y grasa localizada.

Eliminación de fibrosis

tratamiento para los pacientes que han presentado fibrosis después de una intervención quirúrgica es uno de los mejores, ya que han manifestado notar excelentes cambios y mejoras en el aspecto de la piel. 

¿Cuáles son algunos beneficios de la carboxiterapia?

  • Mejorar la circulación local de la zona tratada
  • Estimular la reorganización de fibras de colágeno y fibras elásticas
  • Mejorar el tono y elasticidad de la piel
  • Mejorar el aspecto y la textura de la piel
  • Mejorar la flacidez de la piel

Sesiones de carboxiterapia

Dependiendo de la zona que vayas a tratar, se suelen requerir de 5 a 10 sesiones. Lo recomendable, según los expertos, son 2 sesiones semanales. No es necesario guardar reposo tras las sesiones, pero sí hay que evitar la exposición al sol en los dos días posteriores.

Una vez finalizada la sesión, se suele complementar con presoterapia o LPG para potenciar la difusión del gas a los tejidos adyacentes. El número de sesiones varía, aunque se recomienda un mínimo de 15 aplicaciones 2 o 3 veces por semana.

Después de la sesión, el paciente puede retomar sus rutinas normales, pero debe evitar la exposición al sol durante las siguientes 24 a 48 horas.

What are you waiting for...

The body & skin you always wanted. Just book your appointment now.
Book now

Featured Beauty treatments